Ventajas ecológicas de las bolsas de papel

 

Las nuevas bolsas de papel con certificación FSC y PEFC tienen numerosas ventajas ambientales a tener en cuenta.

  • Son biodegradables:

Tardan entre 3 y 6 meses en degradarse sin dejar residuos tóxicos a su paso, mientras que una bolsa de plástico tarda más de 150 años en desaparecer. En todo este tiempo imaginaros el daño que las bolsas de plástico pueden hacer sobre el medio ambiente en comparación a las bolsas de papel biodegradables.

  • Son reciclables:

Cada bolsa de papel puede recuperarse hasta cinco veces, lo que supone, además, un importante ahorro material. En ese sentido, España está bastante concienciada y recicla el 74% de las bolsas de papel que utiliza, convirtiéndose así en líderes europeos en reciclaje de papel usado.

  • Proceden de bosques gestionados de forma sostenible:

Las bolsas de papel con certificación FSC y PEFC vienen con esa garantía. La madera se cultiva en plantaciones forestales de pino y eucalipto, gestionadas de manera respetuosa con el medio ambiente, y que están destinadas a la producción de fibra de celulosa. Estos sellos vienen también acompañados por el firme compromiso de que por cada árbol talado se plantan cuatro más, de forma que el balance siempre es positivo.