¿Sabías que… la bolsa que hoy conoces la había inventado una mujer?

La bolsa de papel con fondo plano que hoy conocemos fue inventada a finales del siglo XIX. El invento se atribuye a Margaret Knight, empleada de una fábrica de bolsas de papel, la Columbia Paper Bag. Esta joven virtuosa estaba sorprendida por la lentitud del proceso y su mala calidad. Por eso, tuvo la genial idea de construir una máquina que cortara, doblara y pegara automáticamente las bolsas de papel, creando fondos cuadrados. En consecuencia, se obtenían bolsas más firmes y resistentes.

Hasta ese momento las bolsas de papel se doblaban como sobres, lo que impedía sacar el máximo provecho a las bolsas, además de suponer muchas horas de trabajo. Estas no conseguían mantenerse erguidas y se rompían fácilmente. En apenas un mes, Knight realizó los primeros bocetos de la máquina y en 1868 ya había construido un prototipo en madera con el que fabricar más de mil bolsas con solo accionar una manivela. Al principio los trabajadores rechazaron su consejo de instalar el equipo, puesto que se asumía que las mujeres no sabían nada de máquinas, por ser menester más propio de los hombres.

Pero Margaret Knight no se rindió y en 1870 fundó la Eastern Paper Bag Company para comercializar su invento. Fue así como nacía la bolsa de papel que hoy conocemos y que, en seguida, acabó estandarizándose como el envoltorio empleado por la mayoría de comercios estadounidenses. Además de acompañar a las compras cotidianas, pronto adquirió también el uso de reutilizarse para guardar y llevar casi cualquier objeto de forma cómoda y discreta.

Gracias a su perseverancia, ahora podemos disfrutar de la máxima funcionalidad, sostenibilidad y versatilidad que ofrecen las bolsas de papel.