Huella plástica de los supermercados

Según datos recientes revelados por Greenpeace, los establecimientos con menor huella plástica son Eroski, Aldi y Mercadona, por ese orden. Estos se encuentran seguidos muy de cerca por Lidl, Día y Carrefour. Por otro lado, los supermercados que mayor huella plástica dejan en nuestra sociedad son Alcampo y El Corte Inglés. Estos se sitúan como los comercios menos respetuosos y concienciados con la desaparición del plástico y el medio ambiente en general.

De entre los establecimientos más comprometidos con la erradicación del plástico, Lidl y Eroski son los que más hacen por fomentar el uso de envases 100% reciclables. Este último además es el más transparente en cuanto a su huella plástica se refiere. De hecho, este resultado sorprende porque en la mayoría de supermercados este es uno de los puntos que más parecen resistírseles.

Una de las tareas pendientes de todos ellos es la de no fomentar la venta a granel en otros productos. En este caso es Aldi el que mayores progresos está experimentando. También es el que más comprometido está con la eliminación de otros plásticos de un solo uso (no envases). Como nota positiva podría decirse que todos coinciden en no fomentar las falsas soluciones y vender fruta y verdura a granel.

Cada día son más los supermercados que trabajan conjuntamente con los proveedores para eliminar plásticos. Algunas excepciones son El Corte Inglés, Alcampo o Carrefour. En este sentido, se podría decir que, en mayor o menor medida, todos buscan fomentar los envases reutilizables y reciclables.

Algunas curiosidades de este estudio podrían ser que seguimos siendo fieles a la cultura de usar y tirar. Ninguno de los supermercados cumple todas y cada una de las medidas requeridas. También resulta curioso que lejos de eliminar la bolsa de plástico lo que han hecho es reducir su cantidad. En otras palabras, el grosor de la bolsa. Otra solución ha sido sustituir los plásticos de un solo uso por envases biodegradables y compostables. Estos también pueden contener plástico, por lo que el problema de base persiste: su contaminación.