Los botellines de plástico se convierten en tu nuevo saldo para el transporte público

Ilustración botellines de plástico

En algunas partes del mundo han buscado distintas formas de reciclar el plástico y minimizar su impacto. Han querido llevar su compromiso con la desaparición del plástico un paso más allá. Como es lógico, el primer paso pasa por dar a ese plástico una segunda vida útil. Es decir, reutilizarlo y otorgarle una nueva finalidad.

Esta finalidad es hacer que el plástico se convierta en tu nuevo saldo para el transporte público. Así podrás intercambiar tus botellas de PET por un billete de metro. En Medellín han conseguido recoger más de un millón de botellas recicladas mediante este sistema. Con estos resultados esperan extender esta creación millenial, impulsada por cinco jóvenes colombianos, para obtener otro tipo de servicios como, Por ejemplo, entradas de cine.

El procedimiento es relativamente sencillo. El usuario, que va a usar el transporte, introduce en una maquina el envase. Si este es identificado como PET, vidrio o lata, ofrecerá la opción de recargar la tarjeta cívica o de donar el importe del billete a proyectos destinados al medio ambiente. Se pueden depositar hasta 10 envases por transacción. En otras palabras, con 40 botellas el viaje te saldrá completamente gratis.

Distintas formas de reciclar el plástico se han extendido, además de en Medellín, en ciudades como Pekín o Estambul. Incluso en Londres hubo una cafetería que utilizó temporalmente un sistema similar que permitía el pago de los alimentos y bebidas mediante plástico. Toda iniciativa orientada a disminuir el consumo de los plásticos de un solo uso debería ser recibidascon los brazos abiertos.