Las barras de pan se venden en bolsas de papel por un sorprendente motivo

Barras de pan

¿Alguna vez te has preguntado por qué las barras de pan las venden en bolsas de papel y no de plástico? Aunque no lo creas no se debe a una estrategia para hacer las bolsas más sostenibles ni tampoco a una estrategia comercial, para que el pan se endurezca más rápido y tengas que volver a comprar más.

La razón es estrictamente una cuestión práctica y funcional. Se coloca el pan en bolsas de papel para mantener la frescura del producto. De esta manera, se garantiza que el aire esté en contacto constante con el pan y, por tanto, que la masa se mantenga siempre crujiente. Si por el contrario el pan lo guardas en una bolsa de plástico, la humedad que hay en el interior del pan queda atrapada en la bolsa y, en consecuencia, la masa del pan se ablanda.

Ahí radica también la explicación a por qué el pan de molde si se ofrece en bolsas o envases de plástico. Este pan en concreto no necesita estar crujiente, sino suave y blando, para que pueda durar durante mucho más tiempo. Por todo ello, las bolsas de papel para las barras de pan suponen una parte fundamental e insustituible para cualquier negocio que trabaje con pan.